miércoles, 1 de noviembre de 2017

Lo que tienes que saber sobre las cajas de seguridad de First National Security




Allí hay una afectación directa inmediata que aqueja el patrimonio de mucha gente. Son garantías y derechos fundamentales violados”.



Por $4,200 pesos al año FNS ofrecía discreción y seguridad, pero el verdadero valor de las cajas de seguridad es invaluable.
Los $4,200 pesos al año que FNS cobraba por la renta del espacio, hoy no representa el valor real del contenido de cada caja, ni la seguridad que les robaron.



David Uribe llevaba 16 horas afuera de las oficinas de First National Security custodiando que la Marina y la SEIDO no se llevaran los valores que han incautado de los 1,500 clientes de FNS.

Como él, muchos usuarios se reunieron afuera de Plaza América para exigir una respuesta por parte de las autoridades federales, pero solo encontraron silencio.

Entonces se organizaron y enviarán sus peticiones con una comitiva a la CDMX.


Sin embargo, muchos extranjeros aún no se enteran de la situación y cómo les afecta.

Manfred y Suzie, dos alemanes que viven en Playa del Carmen, se enteraron por medio de internet e inmediatamente trataron de recuperar sus pertenencias como las escrituras de su casa, algunos euros, dinero en efectivo y otras joyas que Suzie heredó de su madre.

Pero muchos más como ellos no tuvieron algún aviso desde hace tres semanas.

Lo que está en juego es la invasión a la privacidad, la violación de las garantías individuales, así como la seguridad de los bienes incautados, pues, aunque las autoridades aseguraron que hay un perito en el interior, a los afectados no les consta la situación.

Marcos Bacilo Vázquez, abogado que representa los intereses de varios afectados aseguró que “a estas personas las despojaron de manera ilegal del contenido de las cajas de seguridad, ya que no presentaron una orden judicial para avalar la acción de llevarse el contenido de las cajas, ni notificaron a los usuarios. Allí hay una afectación directa inmediata que aqueja el patrimonio de mucha gente. Son garantías y derechos fundamentales violados”.



Plaza América, donde se ubicaban las oficinas de FNS está custodiada por vehículos de la Marina por el frente y en la parte posterior por la Policía Estatal.


EXPEDIENTE: FIRST NATIONAL SECURITY

EMPLEO

Los empleados de FNS, algunos con 26 años de antigüedad, no se han presentado desde el pasado 9 de octubre, sin embargo informaron que siguen percibiendo su salario de manera puntual.

Al ser cuestionados sobre el futuro de su trabajo, indicaron que no ha recibido información y que no tienen un postura definida.


PODER

La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delicuencia Organizada (SEIDO) irrumpió el 9 de octubre por la madrugada en las oficinas de First National Security (FNS), en Plaza América, en Cancún.

Según el dueño de la empresa las autoridades llegaron sin una orden de cateo o explicación.

Abogados consultados, tanto por La Verdad como por los afectados, aseguran que la SEIDO excedió sus facultades y abusó del poder, sin embargo, no se hay precedente de un suceso así.

Organizadores del plantón afuera de las oficinas de FNS han recabado firmas de los clientes para pedir el apoyo de las autoridades y que la SEIDO no continúe con el abuso de su autoridad.

Al cierre de esta edición más de 300 firmas habían sido recabadas.

Esto es solo 30% de los más de 1,500 usuarios afectados.
El diputado federal, José Luis ‘Chanito’ Toledo, en conjunto con los demás diputados representantes del estado, exigió ante el Congreso la presencia del titular de la PGR para explicar la situación.

Se espera que hoy proponga un punto de acuerdo de obvia y urgente resolución.


SEGURIDAD

FNS vendía seguridad y discreción por 2,100 pesos semestrales para el uso de una caja de seguridad mediana.
Estos productos tienen una figura son de arrendamiento, esto significa que nadie puede tener acceso a la caja más que el arrendatario.

La autoridad solo puede hacer una “extinción de dominio” si la persona que la renta se encuentre bajo investigación por delincuencia organizada.

La investigación en FNS, originada en Puebla, indica que probablemente la reclusa Doña Lety tiene algo que ver con las cajas de seguridad y, en ese supuesto, sólo se debieron abrir las cajas de su propiedad.

Más de 1,500 personas, entre ellos muchos extranjeros, no fueron notificados de la situación por parte del dueño de FNS.

Varios de los afectados locales han contactado a los afectados fuera del país pidiéndoles además que pidan que sus gobiernos intervengan para evitar lo que llaman #ElRobodelSiglo.



La SRE no había recibido cartas diplomáticas al cierre de la edición.


JUSTICIA

Los afectados no están pidiendo algo que vaya mas allá de sus derechos. Solo piden  que no abran sus cajas y, en su defecto, si lo quieren hacer, que lo hagan frente a un notario y que no se lleven sus propiedades a la CDMX.

En el Congreso se espera que hoy haya una resolución que le permita a los afectados no movilizarse a la capital y que resuelva a la brevedad su situación.

Mañana una comitiva de cinco personas viajará a la CDMX para dialogar con las autoridades de la PGR y la SEIDO.


Amelia García, representante de los afectados, indicó que ha recibido amenazas para evitar que viajen a la capital por lo que la identidad de los asistentes la mantendrán en secreto.

¿Cuánto tardarán en recuperar sus pertenencias los afectados? ¿Cuántos no reclamarán?





Compartelo en:
Recomendados